Diario de una filóloga arrepentida

miércoles, octubre 22, 2008

Niños adorables

Aquí estoy, Parisito, no he abandonado. La verdad es que estaba esperando a que mis adolescentes hicieran algo jugoso digno de contar aquí, pero últimamente están muy muermos, qué le vamos a hacer. Así que pasemos a los niños de 5-6 años. Os describo al grupo, antes de nada, para que os hagáis a la idea.

Echada-para-alante: es una cría que siempre llega a clase llena de energías hasta unos niveles increibles. Eso sí, la nena está motivada con el inglés de tal manera que, cada vez que me descuido un segundo, me quita el puesto como profesora. Literalmente: coge las flashcards y empieza a repartir puntos a diestro y siniestro que acierte qué son. Otra característica suya es que le gustan mucho los deberes. A mí en la academia no me dejan mandarles cosas, se supone que lo hacen todo allí, pero Echada-para-alante siempre está dispuesta a buscarse deberes que hacer, los mande yo o no.

Angelito: da mucho menos juego para el blog, pero es una tranquilidad tenerlo en clase. Y es que él hace sus ejercicios, escucha, repite lo que le digas que repita, respeta las normas de los juegos... Vamos, una joya.

Mofletes: Mofletes tiene 5 años y es uno de los peques de la clase. Sabe escribir regulín, así que a veces hay que ponerse a su lado para que ponga las palabras que se tienen que saber (momento que Echada-para-alante aprovecha para ejercer labores de profe con el resto.) Es un sufrimiento tener que mantenerlo a raya porque es tan sumamente mono y achuchable que apetece estrujarlo al grito de "ayyyyyyyy... que niño más guapo, por favor..." A Mofletes no le gustan las cargas innecesarias. Por ejemplo, su carpeta. Hay que reconocer que es más grande que él y le cuesta un montón sacar las cosas al llegar y volver a meterlas para salir. Siempre resopla indignado cuando el resto ya está haciendo una fila y él no tiene ni el abrigo puesto. "¿Me lo llevas?" me pide con su sonrisa más achuchable. Y nadie es capaz de decirle que no a Mofletes.

Repeinado: Creo que su mayor característica física está clara. Su madre no ahorra en peinado: que al niño no se le mueva ni un pelo. Hace muy buenas migas con Mofletes, aunque él es un año mayor y aparenta sacarle bastante más (es tal que el doble que el peque en tamaño.) Por eso me dió un poco de miedo cuando el otro día, jugando, le dijo: "tú eres un pececillo y yo soy un tiburón y te voy a comer... ARGGGG!!!!" Yo me quedé pensando "Mmm... Espero que a este niño le hayan dado el bocata de nocilla antes de venir o vamos a tener un problema."

Artista: Sobre Artista y su primo ya me habían avisado antes de empezar el curso: son muy revoltosos y tal. ¡¡¡Ja, revoltosos!!! Lo que son es insoportables... A éste pintar le calma de vez en cuando, pero no es por mucho tiempo. Sus mayores hobbies son incordiar a su primo y al resto de la clase en general, amén de hacerme gritar lo más posible. Como dijo un día: "Venga, vamos a volver loca a la Filóloga."

Incordio: Es el primo de Artista y lleva el molestar en clase en los genes. Tiene una extraña afición a esconderse debajo de la mesa que no llego a entender. Un día, me hizo un autorretrato suyo en el que se dibujó mocos a sí mismo al grito de "mooocos, moooooocos, ¿cómo se dice mocos en inglés?" Princesita estaba a su lado y casi se desmaya de la impresión ante la mención sin ninguna vergüenza de fluidos corporales. Hablando de fluídos corporales, Incordio debe tener una vejiga tamaño avellana o beberse un litro de agua antes de entrar a clase. No hay día en el que no pida ir y hay que decirle que sí, porque a estas edades, nunca se sabe. Además, 2 minutos sin Incordio, aunque parezca poco tiempo, pueden ser muy beneficiosos para mi salud mental.

Princesita: es, junto con Mofletes, la peque de la clase. Pobrecita mía, es lenta como ella sola y a veces pienso que lo que le pasa es que tiene sueño o mimos. Tú la ves esperando para entrar, siempre puntual y con su maleta rosa y su lazo en el pelo y te lo explicas. Si yo fuera ella, también me acogotaría la presencia de Incordio y Artista. No la oí hablar ella sóla en voz alta en clase hasta el día en el que los dos primos faltaron a clase. Y se sabía las cosas, oye, que yo nunca lo habría dicho.

Pequeñas anécdotas de niños entrañables:

Echada-para-alante: "Uy, Mofletes, a ver tu libreta... Halaaaaaaaaaa... Pone: Mofletes, novia Lola."
Toda la clase a coro: "Mofletes tiene novia, mofletes tiene novia..."
Mofletes (recoge su libreta, todo digno): "Bueno, es una novia que tengo en clase."
Echada-para-alante: "Ay, tan pequeño y ya con novia..." (¿Ein? Pero si tú tienes 6 años...)

Mofletes (llega tarde a clase, resoplando indignado): "¡¡¡Qué cara más dura tiene la que me cuida!!!"
Yo: "¿Ein?"
Mofletes: "Me manda aquí sin libreta, sin estuche, sin libros, ¡¡¡sin NADA!!!"

Echada-para-alante: "Repeinadooooo. ¿Por qué vas siempre tan repeinado?"
Repeinado: "No sé, mi madre hace no sé qué y ya no se mueve más."

Yo: "The English class is finished!"
Echada-para-alante: "¿Lo que queda sin hacer, de deberes para casa?"
Yo: "Eeeeh... No."
Echara-para-alante: "Pues yo lo hago de deberes."
Incordio: "Callate, Echada-para-alante, que yo tengo un montón de deberes para hacer del cole." (Se para a pensar con cara de angustia) "Tengo que pintar... Puff, no sabes cuánto."

Repeinado (de forma repetida durante más o menos media hora de clase): "Eres una nena, eres una nena, eres una nena..."
Incordio: "¿A que te la enseño?"
Yo (conmigo misma, mientras intento ayudar a Mofletes con las letras que se le resisten) "Por favor, que no sea lo que estoy pensando, que no sea lo que estoy pensando, que no sea lo que estoy pensando"
Levanto la vista y... "INCORDIO... ¡¡¡¡HAZ EL FAVOR DE ABROCHARTE ESE BOTÓN DEL PANTALÓN!!!!"
Posted by la_filologa :: 12:36 p. m. :: 24 Comments:

Postea un comentario o cotillea los de los demás

---------------oOo---------------

jueves, octubre 02, 2008

Pequeños, pero matones.

Chicos, no sé si os lo había dicho, pero ahora trabajo de profesora de academia. AcademiaS, para ser más exactos. Y es que una me toca martes y jueves, y la otra lunes, miércoles y viernes. Podría concentrar las clases en lunes y miércoles y librar los viernes, pero mis alumnos de bachiller (que son los únicos a los que doy clase los viernes) han dicho que nanai. ¿Unos adolescentes que quieren tener clase de inglés los viernes por la tarde? ¿Qué me estáis contando? Pero, ¿qué le pasa al mundo? ¿No tienen nada mejor que hacer para empezar el fin de semana? No sé, irse a un banco con sus amigos a comer pipas, jugar a la play, morrearse, pff, en fin. Desgraciadamente, en esa academia no todo son adolescentes masocas. Hay algo peor. Mucho peor. Quiero que recordéis esta frase porque es algo que podría salvaros la vida en algún momento. ¿Preparados? Vale, ahí va: a los niños de 6 años los inventó Satanás.

Como os lo digo, ¿eh? No vamos a suavizar el tema porque es demasiado serio como para tomárnoslo a la ligera y decir "aaaaaaay, pero son tan monooooos." Monos no lo sé, pero incivilizados lo son un rato. Sólo les he dado clase una hora y al acabar ya quería cortarme las venas con la flashcard del osito. Encima, los muy zopencos de la academia se ve que son "del método." Sí, de esos que se creen que hay que hablarles a los niños en inglés todo el tiempo, aunque sean de parvulitos y no tengan ni papa. Y que no hay que reñirlos, claro, porque luego igual les creas un trauma. Yo creo que esa gente es idiota y que a por lo menos 2 de mi clase si sus madres les pegasen un buen grito de vez en cuando, les vendría divinamente. Son primos y creo que confirman mi teoría de que no hay que dejar sentarse juntos a gente que tenga mucha información genética en común (esto lo tengo comprobado en la otra academia, algún día os contaré cómo.) Vamos, que si mi clase hubiese tenido ventana, los habría tirado abajo a los dos. Pero sin remordimiento ninguno, ¿eh? Dios, de verdad, no sé cómo pueden ser tan pelmas y tan chillones y cómo una cosa tan pequeña puede darte tantísimas ganas de atarla a una silla. Me pongo enferma de pensar que el lunes los voy a tener otra vez en clase.

Mis prefes, en realidad, son los de la otra academia. Ellos te hacen sus traducciones alternativas, se inventan palabras en inglés, intentan liarte para hacer en clase cualquier cosa que no tenga ninguna relación con la clase... Vamos, son normales. De hecho, con los de 2º/3º de la ESO tengo que tener bastante cuidado, en cuanto me descuido me salen por peteneras con otra cosa y la verdad es que como los jodíos tienen mucha gracia, hay que tener mucho ojo con que el tema no se salga de madre.
Los mayores son mejores aún, lo que pasa es que tengo que buscarles motes para contaros cosas de ellos. Y es que hay quien se sienta muy en la esquinita de su pupitre para estar más cerca del de al lado. Hasta aquí puedo leer... de momento.
Posted by la_filologa :: 9:43 p. m. :: 15 Comments:

Postea un comentario o cotillea los de los demás

---------------oOo---------------