Diario de una filóloga arrepentida

miércoles, junio 20, 2007

Y ahora... al circo.

Bien, bien. Sé que esto no es otra vez lo de las dos entradas semanales que prometí en plan propósito para el 2007, pero después del casi-mes que tardó en salir la última, permitiréis que me reinserte en la blogosfera poquito a poco. De todas formas, y si sirve de consuelo, el resto de los propósitos me los pasé por el forro también, especialmente aquel de dejarme de macarras y chungos en general.

Resulta que estaba una buenamente buscándose alguna manera de sacarse un dinero en verano (preferentemente mediante trabajo y no mediante delito contra la propiedad) y unas compañeras me informaron de que el Circo buscaba gente para cuando viniese a durante un mes. Y así estamos, que dí el curriculum y al mismísimo día siguiente me llamaron para la entrevista. Todo empezó muy bien, cuando estuve al borde de morir atropellada justo al salir de casa hacia la entrevista. Me salió bien, creo yo, porque cuando tengo que hablar en inglés con alguien que sabe menos, me crezco, me crezco y cojo velocidad y acento que da miedo. Así que opto a puesto de camarera. La entrevistadora sospecho que quería encasquetarme el de vendedora de merchadaising a tiempo parcial, me veía en el perfil, pero oh, nena, no, ¿tú no ves que precisamente estoy huyendo de la venta de camisetas? Las condiciones están muy bien: es durante un mes, pero me pagan bastante más que el doble de lo que cobré el año pasado en la feria y además tengo dos días libres a la semana. Buff, haced lo que queráis: cruzar dedos, echar mano de amuletos de la suerte, rezarle a aquello en lo que creáis... pero que me llamen para la entrevista de principios de julio y me den ese trabajo.

Con un poco de suerte, allí acabaremos Katia Vanessa y yo, currantas como nosotras solas. Y seguro que esta vez caerá alguna otra buena historia para el blog. Hoy me voy a tomar algo con Alba iamsogreat, que es su cumple, y a ponernos al día con las historias Dublín-Canterbury.
Posted by la_filologa :: 1:28 p. m. :: 19 Comments:

Postea un comentario o cotillea los de los demás

---------------oOo---------------

lunes, junio 11, 2007

Recapitulando

Bueno, bueno, bueno, ya era hora de que me pusiese a esto. Ya sabéis: la depresión post-erasmus, el adaptarse a la vuelta a casa, no tener internet, el marcaje individual al que me sometía mi madre... De todo un poco, vamos. Pero hasta aquí hemos llegado. El otro día estaba tomándome un café con una de las chicas que se va el año que viene a Dublín de erasmus cuando llegó una amiga suya y, tras unos momentos de conversación, salió el tema blog y me dijo: "¡¡¡TÚ ERES LA FILÓLOGA ARREPENTIDA!!!" Ahí decidí que no podía seguir dejando y dejando el diario, porque me sentí very famous y me hizo como ilusión. Además, me he dicho a mí misma: si la chiky ha vuelto... yo también puedo, leche.

Dedico el post a poneros al día de diversos temas:
- El culomoyáu no era gay. Y no lo comprobé en mis carnes. Nonono, ni muchísimo menos. Soltando mis redes de investigación descubrí que había testimonios en primera persona de que:
a) Se había liado con chicas, y
b) Le había tocado el culo a Anna con fines erotico-festivos. (Aún sigo con la intriga de si este hermanamiento de pueblos astur-catalán llegó a mayores.)
Clara sigue pensando que, en realidad, es gay. El chico nunca debió decirle que sabía hacer lentejas.

- Desperdicié varias oportunidades de ligoteo durante mi última semana en Dublín. Me dije a mí misma: o el australiano, o nada. Y fue nada. Ya lo dicen por ahí: segundas partes nunca fueron buenas, y yo me quedé sin segunda parte siquiera.

- Hubo un regalo inesperado de vuelta a casa: volvían a entrarme unos vaqueros que adoraba a los 17 años y que había guardado durante todo este tiempo con la ilusión de que algún día volviesen a caberme. A día de hoy, sigo pudiendo ponérmelos (y respirar al mismo tiempo). Veremos lo que dura.

- Me fui de fiesta con las chicas de clase y nos lo pasamos pipa cantando grandes éxitos de los 80 por la calle.

- Descubrí que, ahora que ya no estoy estudiando allí, hay un becario buenorro en la sala de ordenadores de la facultad de Oviedo. Perra suerte, sí.

- Otro gran descubrimiento para la humanidad: lo único que alivia mi depresión post-erasmus son los Kinder Schoko-Bons (o como se escriba.)

- He decidido que no me gustan los españoles y que quiero ser una WAG (para aclaraciones sobre este último término, os remito a mi fotolog)

- Para mi muy horrible desgracia, Bisbal sigue estando de moda por estos lares. ¿No es suficientemente dura la angustia del cambio de país? ¿POR QUÉ TIENE QUE SER TODO TAN HORRIBLE?

Me despido y, ahora sí que sí, actualizaré más a menudo.
Posted by la_filologa :: 8:51 p. m. :: 17 Comments:

Postea un comentario o cotillea los de los demás

---------------oOo---------------