Diario de una filóloga arrepentida

martes, marzo 04, 2008

De noticias buenas y malas...

Querisímos lectores:
Tengo una noticia buena, y una mala. Voy a empezar por la mala porque... bueno, porque la que escribe las entradas soy yo y aquí no hay democracia que valga.

El caso es que sé que esta confesión os va a doler. Que no va a ser fácil para ninguno de nosotros. Pero, chicos, todo tiene un principio y un final. Es ley de vida y, bueno, tendremos que ser fuertes y asumirlo. Mis prácticas del CAP sólo durarán una semana más. Parecía que serían eternas la primera vez que las calculé, calendario en mano. Nada más lejos de la realidad. Se me han pasado volando. Además, tras hablar con más CAPeros de pro, he de decir que, en general, nuestras vidas cambiarán a peor cuando las prácticas terminen. Y es que, después de pasar tantos momentos de agobio intentando aguantar la risa ante las perlas de los chavales, las clases del postgrado se hacen taaaaaaaaaaaaaaaan, taaaaaaaaaaaan, taaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan aburridas que dan ganas de cortarse las venas con los apuntes de cierta asignatura.
La anécdota del día fue la conversación con una profe, que tuvo a parte de la gente de nuestra clase el año anterior. Nos contó que, efectivamente y tal y como sospechábamos, Fulanito tiene un oído para el inglés que da miedo (de bueno) y, de hecho, en el resto de los aspectos de la asignatura era muy bueno hasta que... le entró el pavo. Oh, queridísimo Fulanito, esperemos que se te pase pronto y vuelvas a tus notazas. Y, tras comentarnos cosas de unos y otros alumnos, nos dice.
PROFE: "Hay un niño en esa clase que me encanta. Se maneja muy bien, hace los deberes, tiene recursos con el idioma. Me encanta ese niño, me encanta. Es, veréis..."
NOSOTRAS (a dúo): "¡¡¡El Principín!!!"
PROFE: "¡SÍ!"
Y, así es, El Principín tiene éxito con el género femenino de todas las edades y profesiones. Claro, como nos sonríe a todas con su pose sepsi...

Tengo ya preparada una lista de cosas que hacer antes de que terminen mis prácticas:
1. Preguntarle a La Vane qué desmaquillante de ojos usa, y tomar nota, que todos los lunes descubro que tras 3 desmaquillados y dos duchas, aún me quedan restos de khol negro debajo de las pestañas inferiores. Sea lo que sea que le quite a ella el cemento armado que se pone en los ojos, ha de servirme a mí también.
2. Ir a la evaluación de los niños y dedicarme a enterarme de cómo se hace todo el proceso, en vez de a cotillear las notas (aunque creo que habrá tiempo para todo.)
3. Rematar la unidad didáctica y hacer la memoria (¡¡qué mierda de memoria de un día de clase que dí!!)
4. Despedirnos nuestros niñatos favoritos.
5. Dejar de fisgar los fotologs de mis alumnos (NO, no os voy a dar las direcciones... Y, además, no tengo el de La Vane, ni ninguno de los protagonistas principales del cotilleo de mi blog.)
6. Marujear quién es el novio de Menganita (el de sus nombres en los corazones) que, muy lejos, no andará.
7. Presentar y ennoviar al Principín con mi prima N. (Se admiten sugerencias para esto.)
8. A ser posible, sacarnos una foto con la clase en pleno (sé que nadie se dará cuenta del verdadero calibre del maquillaje de La Vane hasta que haya un documento gráfico de por medio.)

La buena noticia es que el día 27 de febrero fue mi segundo cumpleblog (lo sé, lo sé, soy muy precoz celebrándolo, sólo he esperado a estar otro mes.) Podemos dejar, no sé, ¿10 días? de plazo y acepto propuestas para próximos posts, preguntas, sugerencias, etc. Ya sabéis, diariodeunafilologaarrepentida en hotmail.com, ¿vale?
Posted by la_filologa :: 3:39 p. m. :: 28 Comments:

Postea un comentario o cotillea los de los demás

---------------oOo---------------