Diario de una filóloga arrepentida

martes, septiembre 23, 2008

El Retorno (o "2008, acábate ya")

Ay, chicos, aquí estoy. No, no me había muerto. Aunque bueno, supongo que a estas alturas de falta de actualización creeríais ya que Alba iamsogreat y yo habíamos fallecido a causa de una sobredosis de lingüística. No, amiguitos, nada más lejos de la realidad. De hecho, puedo afirmar que Alba estaba como una rosa hace unos días, cuando la ví por última vez. Os pongo al día de los acontecimientos desde que abandoné mi blog cobardemente:

- El CAP terminó sin que servidora pudiese enterarse de los secretos de desmaquillaje de La Vane. Un par de bloggeros tuvieron la suerte de fisgonear el careto de los protagonistas de mis historias sin ningún tipo de censura por mi parte. No me pidáis la publicación de las fotos, sería un poco ilegal. A ellos los invito a que opinen sobre La Vane y sus secuaces.

- En el posgrado pues iba medianamente bien hasta enero. Luego la verdad es que me fue fatal, estuve muy agobiada y triste y enfadada y demás. Al final me las arreglé no sé cómo aún para dejar sólo dos asignaturas para septiembre, una de las cuales tengo aprobada, y la otra la tengo como una incertidumbre hasta que doña profesora decida corregir los exámenes y poner las notas. Espero con toda mi alma aprobar. Si me faltan 3 décimas para el aprobado y las puedo conseguir llorando, lo haré. Y no serán lágrimas de cocodrilo, no, serán ahí desde el fondo del alma.

- En verano, después de tragarme el último tocho de un profesor de los amantes del empolle, me fui a Inglaterra tras pedir la última beca del MEC para un curso de verano que me podía tocar. Siguiendo la tónica de mi maravilloso año 2008, fue un horror. La residencia fue un horror, los compañeros (todos spanish) de residencia fueron un horror, el programa social no fue un horror porque era inexistente. No hablé inglés más que con los dependientes, el pueblo no digo que era un horror porque me parece una manera bastante suave de decirlo. No había por dónde cogerlo, vaya. Lo único que me salió bien fue que hice tres soles de amigas y que las veces que fuimos de excursión por nuestra cuenta nos gustó bastante y nos salió todo bien. Cada día que pasaba me daba cabezazos contra la puerta por haber sido tan tonta de no haber escogido Dublín, donde quizás no habría hecho amiwitos nuevos, pero habría hablado inglés por los codos con mis amigos autóctonos. Podría haberme sacado unos cuantos buenos posts de la manga con ese asunto, pero la verdad es que estaba bastante triste y no tenía mucho humor.

- Después de semejante serie de acontecimientos, como comprenderéis, no estaba una en el mejor momento de la vida a la vuelta por estos lares a finales de julio. Cumplí mis antiguos planes de ir al Descenso del Sella, donde un gallego feo intentó lamerme y aún no sé cómo salió de allí sin que le pegase un tortazo como un templo de grande, y, según declaraciones de mi amiga Noe, casi muerdo a todos los chicos que se acercaron a hablar con nosotras. Yo tengo lagunas de esa noche y, aunque sí recuerdo ser borde, no debí ser tan antipática con todo el mundo. Al menos eso indica el hecho de que tenga almacenado en mi móvil el teléfono de un tal Miguel de Logroño. Miguel, si me estás leyendo, no te escribí ni un mal mensaje porque sólo era capaz de recordar vagamente tu corte de pelo y el color de tu camiseta y no sabía qué poner.

- Quería ir a las fiestas de Bilbao para ver a Laura y pasarmelo bien de una puñetera vez. No tenía dinero, asi que me quedé muy ricamente en Gijón, donde llovió a mares la noche de los fuegos y el ambiente, en consecuencia, era muy poco halagador. Esa misma noche, mientras hacía cola en un baño inmundo, una cubana o dominicana o yo-qué-sé, decidió hacerme una proposición lésbica a la que yo respondí con un "no, maja, no, yo aquí sólo vengo a mear." Me moría de la autocompasión pensando que en esos momentos podría estar rodeada de fornidos bilbaínos en vez de señoras que intentan ligar conmigo.

- El Sporting ganó al AC Milán en un partido de pretemporada. A partir de ahí, inició la cuesta abajo que a día de hoy y tras el descalabro contra el Barça (te odio, JB, y a todos los que son como tú) no estamos seguros de que haya terminado. Además, aunque la afición tuvo un comportamiento ejemplar (otros a esas alturas de goleada habrían dejado el campo vacío y los que se quedasen habría sido insultando y silbando a sus propios jugadores), los pelmas de cuatro la han tomado con nosotros porque cuando Bojan se puso chulo, le llamaron no sé qué. No pasa nada, la próxima vez que se encare con un jugador nuestro en nuestro campo, en vez de increparlo, le diremos un "estimado Sr. Krkic, si no fuese mucha molestia, nos gustaría que se abstuviese de dirigir su juvenil ímpetu y energías hacia molestar y faltar al respeto a los esforzados jugadores de nuestro muy humilde equipo y, en su lugar, las dedicase hacia objetivos más encomiables, como las hordas y hordas de quinceañeras que afirman en diversos foros de internet querer lamer ciertas partes de su anatomía. Muchas gracias por su atención."

- A finales de verano, parece que mi suerte en la vida (que ya no podía ir mucho peor) mejoró un poco. Y es que, aunque había echado mi currículum tal que un millón de veces desde mayo sin recibir resultado alguno, de repente aparecieron dos academias dipuestas a contratarme que ¡¡¡ojo!!! incluso me permiten compatibilizar horarios. No me voy a hacer rica, pero están bastante bien. De momento estoy en una, en la que ya ayudé a los chavales a preparar la recu de inglés para septiembre (con distintas suertes para los participantes) y en octubre empezaré en la otra las tardes restantes. Los chicos: un show. Estos sí que me hacen gracia y me van a dar para entradas.

Palabrita del niño Jesús que ahora estoy de mucho mejor humor y sí que vuelvo al blogueo. Besos a todos!!!!!!!!
Posted by la_filologa :: 8:23 p. m. :: 15 Comments:

Postea un comentario o cotillea los de los demás

---------------oOo---------------