Diario de una filóloga arrepentida

jueves, agosto 31, 2006

Los mundos de Laurita (riéte tú de los de Yuppy)

Siguiendo con mis encuentros en la tercera fase con mis amistades, ayer comencé la ronda de despedidas antes de irme a Dublín de Erasmus. Pau, Maku y yo nos disponíamos a pedir algo mientras Laurita nos metía en una especie de tour virtual sin movernos del centro de Gijón: "Uy, qué guapes van a salir les fotos, si con eses sombrilles detrás, parece que estamos en la China" o "Yo, al sol, a ponerme morena. Como si estuviera en el Caribe, igual, igual".
La conversación pasó por diversas batallitas de nuestros años mozos, esos institutos a los que fuimos, en los que estaba la flor y nata de Gijón, hasta llegar a los respectivos portales de Laurita y Maku. Una fauna insondable los habita: gente que coge felpudos para echarse a dormir en ellos, tíos con cara de psicópata arrinconados a oscuras en una columna del descansillo a las 4 de la madrugada y, el caso más sangrante de todos, un punky con una cresta verde que ni que se hubiese puesto una escoba en la cabeza, durmiendo en el pasillo de casa de Laurita. Ah, para que luego se cachondeasen de que yo vivo en lo más alto de una cuesta: por lo menos, es un buen método para que algunos kinkis (pero de verdad, no cómo yo) se cansen a medio camino y elijan otro lugar de descanso.
Finalmente, para postre y en homenaje a ellas, corto y pego un post que escribí para mi primer blog y con el que tienen mucho que ver.

17
Últimamente han proliferado los mails en oda a la nocilla, Oliver y Benji, la abeja Maya y otros hitos de nuestra infancia. Pero no os quiero hablar de eso. No es que a mi no me traigan buenos recuerdos pero, con tanto mail al respecto, acaban siendo un poco ñoños. Yo, hoy, 14 de febrero de 2006, Día Mundial del Corte Inglés, quiero hacerle un homenaje al año que tuvimos 17.
Sí, sí. Ese en que por primera vez nos indignamos cuando el portero de la discoteca para mayores de 16 nos pidió el DNI. ¿Cómo podía ser que ese individuo no distinguiese entre un piolín de 15 años, o incluso un recién llegado a los ansiados 16 y toda una mujer de 17 años? ¡17, nada menos! Ese cumpleaños en el que todas las tarjetas hacían referencia a nuestra cercanía a la mayoría de edad. ¡¡Con decirte que eras de los mayores del insti, sin contar a los repetidores!!Por eso, en un año tan importante, hay elementos que son imprescindibles para que una lo saboreé y lo aproveche a tope:

1. Toda chica de 17 debe tener su propio CIQPU (siglas de "capullo integral que pasa de una"). Si tú no lo tuviste entonces, amiguita, estás perdida. A los 30, conocerás a tu CI con una edad proporcional... Y tendrás que quedártelo para siempre jamás porque la alopecia empieza a atacarle y ya no pasa de tí. Ni de ninguna. Un CIQPU clásico es el más chulo, ya que es el más guapo de su casa. Sí, lo habéis adivinado. Es hijo único. La intensidad de tu cuelgue es directamente proporcional a las ansias que él sentirá por enrollarse con todas las tías del universo. Con todas, menos contigo. Si alguna chica que actualmente pasa por semejante trance estuviera leyendo ésto, quiero dejarle un consejo que ojalá hubiesemos recibido todas a tiempo. Los artículos de la Ragazza en plan "hazte la dura para que caiga en tus redes" son basura. ¿Estás colada por tu CIQPU? ¿Sí? Pues él lo sabe. Y sus amigos gilipollas, también. Hay bastantes probabilidades de que os liéis. Durará poco. Hazme caso, mejor. Una noche, después de un par de años, te lo encontrarás en un bar. Y te darás cuenta de que está igual que siempre, sólo que tu ahora lo ves fuera de la óptica del enchochamiento. Justo ahí es cuando te das al alcohol para olvidar la vergüenza (propia y ajena.)

2. Éste elemento es unisex. Todo 17añero de pro encuentra una nueva afición que ilumina su vida y le sorbe el cerebro: el fútbol, internet, la música, el cultivo de cáñamo, etc. A los demás, si vamos a ser sinceros, no les interesa. Que uno hable de ello continuamente no mejora la situación. Tu madre te aguanta porque te ha parido (pero se plantea llevarte a un psicólogo) y tus amigas, porque tú aguantas sus nuevas aficiones (pero te planteas llevarlas a un psicólogo.)

3. Toda chica de 17 se enamora platónicamente de un actor/ cantante/ deportista/ presentador, etc y hace el imbécil en consecuencia. Lo triste es que te consideras una fan adulta. Las que hacen locuras son las más jóvenes. Luego, te das cuenta de que las cosas que te parecían tan normales sólo lo son si lo comparas con una bomba hormonal de 13 años. Con el tiempo, repasas tus hazañas y sientes una doble vergüenza: por un lado, por el hecho en sí (que ya suele ser de traca) y por otro, porque ya no tienes el desequilibrio hormonal como excusa. No hagáis como que vosotras no hicisteis algo así. Tú fuiste a ver Titanic al cine 7 veces. Tú dormiste una noche en la calle para estar en primera fila en un concierto de Bisbal. Y tú, que odias el fútbol, te tragaste un mundial de principio a fin sólo porque jugaba Julen Guerrero. Éstas son sólo una introducción muy light. Si miras dentro de tí, te darás cuenta que has hecho cosas que hacen que se te caiga la cara de vergüenza sólo con acordarte. ¿Sabes? Cosas que si tu mejor amiga le contase a alguien que te conoció ya más mayor y tiene buena opinión de tí, servirían como atenuante en caso de juicio por el asesinato de la susodicha amiga.

4. Toda chica de 17 está segura de tener ya controlado el tema del alcohol. Ahí, confiada, es cuando se coge una merluza de tamaño gigantesco, aprovechando ese día para encontrarse con toooodos los amigos y conocidos. Es tan grande la ocasión, que pasarán los años y los años y todo el mundo seguirá acordándose.

5. Toda chica de 17 sufrirá la crisis del agujero negro en la hucha. Un día, al llegar a comer, te encuentras a tu madre con tu hucha encima de la mesa y los brazos en jarras. Perdón, no me he explicado. Tu hucha con telarañas por dentro debido a llevar meses deshabitada encima de la mesa y los brazos en jarras. Entonces llega una batería de preguntas sobre las causas de tu situación financiera y a dónde ha ido a parar el dinero de la paga de los abuelos. No pretendas explicarle a tu progenitora lo caros que son tus intentos cosmético-estilísticos para atraer al CIQPDU, el dinero que traga tu afición, lo poco económico de las entradas de conciertos y sobre todo, sobre todo, nada de hacer referencia a la porción de pasta que se lleva tu ruta alcoholica del fin de semana. No hay que ceder a las provocaciones por su parte. Todo lo que digas podrá ser y será utilizado en tu contra. Tarde o temprano, soltarás la frase estrella en estos casos: "Es que... no me dí cuenta" y ella te dirá su frase lapidaria, haciendo daño donde sabe que duele: "Si es que tienes casi 18 y estás peor que cuando tenías 4 años."

En fin, que ese año en que tuvimos 17 es memorable y no por cosas para enorgullecerse. La parte buena es que recuerdas los CIQPDU de tus amigas, sus aficiones absurdas, sus amores platónicos y sus borracheras memorables y los tuyos propios, así que de vez en cuando os lo pasais bomba riéndoos de vosotras mismas por separado, o en grupo. Fue ese año en que estabamos entre la adolescencia y toda una adultez. Justo al borde de la universidad unos y el trabajo por primera vez, otros. Cuando , como mucho, tardabas en ver a tus colegas lo que tardaba en llegar fin de semana.
Ahora algunos se han ido a trabajar o estudiar a otro lado, otras se han echado novio o salen con otro grupo de gente y algunos, hasta se han enfadado entre sí. Pero en el fondo, cuando sólo han pasado unos pocos años, te das cuenta de que por lejos que estén, siempre vas a tener un sitio en el corazón para los que te acompañaron en el camino durante ese año tan especial. Y es que es muy dificil no recordar siempre a alguien con quien has hecho taaaaanto el ridículo.

PD: Para Saray, Inés, Lily, Lety, Ro, Pau, Laurita, Maku, Noe (que llegó a los últimos coletazos de los 17, pero aún a tiempo) y todos los demás, que saben quien son.
Posted by la_filologa :: 9:40 p. m. :: 5 Comments:

Postea un comentario o cotillea los de los demás

---------------oOo---------------

miércoles, agosto 30, 2006

Kinki y gitana: lo tengo todo (parte 1)

Tarde del martes. Alba iamsogreat, Alba happy y servidora se disponen a llegar al punto donde cada una tira para un lado en la vuelta a casa.
Alba happy: "¿Y quién le va a dar clase al final al niño al que tú le dabas?"
Yo: "Mi amiga Inés, que no es de Filología, pero tiene el título de la Escuela de Idiomas y además..."
Alba iamsogreat: "Jajajajajajaja" (nos mira) "JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA"
Alba happy y yo: "¿¿¿Qué???" (temiendonos ya cualquier cosa)
Alba iamsogreat: "Belén con tantas bolsas. Mírala, mírala, parece una gitana del rastro."

14 pm de hoy, miércoles, en una terraza situada bastante cerca del punto donde surgió la conversación anteriormente descrita. Con mis amigas Laurita, Maku y Pau, contando batallitas.
Yo: "Buuuh, Laurita. ¿Te acuerdas de aquel pedal tan gordo que cogí un día que salimos solas totalmente a lo tonto?"
Laurita: (mira detenidamente a las demás) "Bueno, bueno... ¡Que si me acuerdo! Si es que no era una borrachera normal, qué os creéis, era una borrachera kinki del todo."

CONCLUSIÓN: Mis amigas me quieren.

Ayer, sabiendo que Alba iamsogreat iba a tener el día libre y había que quedar de todas formas las tres para el intercambio de apuntes, las llamé . Alba happy no podía ir hasta las 6 porque tenía que estudiar. Y, ¿qué hicimos en solidaridad Alba iamsogreat y yo? Irnos a comer helados mientras. Yo disfruté con mi helado de chocolate y ella experimentó con uno de sidra mientras nos regocijabamos en las compras que acababamos de hacer: dos preciosas bufandas del Sporting para nuestras respectivas habitaciones.

Poco después, nos reunimos con Alba happy en la cafetería que tanta suerte nos dió al estudiar allí Historia de la Lengua Inglesa y, posteriormente, aprobarla. ¿Que el profesor está medio senil? Bueno, cierto es, pero preferimos pensar que el aprobado es todo mérito nuestro.
Da la casualidad de que en dicha cafetería trabaja la novia de cierto jugador del Sporting. Y el chico es, además, el amor futbolístico de la vida de Alba iamsogreat. En fin, se nos fue media tarde en ver cómo la chavala se dedicaba con todo su amor y delicadeza a recortar todas y cada una de las fotos en las que salía ese hombre de Dios en las páginas de Deporte.
Alba iamsogreat hacía declaraciones como "Hombre, por favor, ¿¿¿no tiene bastante con verlo todos los días en calzoncillos, que tiene que recortar hasta la foto pequeñaja en la que les puntúan la actuación en el partido??? Eso es enfermo ya, ¿eh?." "Mírala, mírala ahora que está p'aquí de la barra. No me digas que no tiene cara de asco." O mi favorita: "Aaay, cómo me alegro de no haberme comprado una camiseta con su nombre. Por favor, qué mal gusto, qué falta de todo... Ahora me gusta el entrenador y no se hable más."

Mientras, además de esquivar las miradas asesinas de la camarera enamorada que debió de percibir el cachondeo por nuestra parte, intentabamos mantener una conversación lógica (o lo más cercano a eso que podamos tener nosotras 3) sobre los Erasmus de Alba iamsogreat y mío y la beca Séneca de Alba happy. Paranoias de cada una:
Alba happy: Que no le firmen el convenio. Que el responsable no le haga caso o no se entere de las cosas a tiempo y se quede compuesta y en Oviedo otro año más. Irse a Valladolid y, un curso después, enterarse de que no se lo convalidan todo. Acabar en la residencia de estudiantes cristiana y que la obliguen a cantar el "Alabaré, alabaré" todos los domingos por la mañana.
Alba iamsogreat: Irse de Erasmus, así en general. Siendo más específicos: su residencia está al lado de zonas verdes (en sus palabras: "en medio de un bosque") y teme que la ataquen las ardillas y los jabalíes. Que los canterburianos sean horribles. Que su habitación tenga moqueta hasta en el cuarto de baño (agh). Sufrir un accidente aéreo. Que no sea capaz de cumplir con su objetivo de ser una antisocial.
Yo: Que tenga que relacionarme con el otro friki que va de Filología Inglesa. Que los horarios de las asignaturas me coincidan y tenga que meterme de pleno con la burocracia irlandesa (como si una tuviera poco con la española). Que mis compañeros de piso sean lo peor del mundo. Ésta última paranoia acrecentada con mucho por las puntualizaciones de Alba iamsogreat sobre sus identidades, ya que el año pasado compartieron piso con una amiga suya. Teníamos al guapo, el tántrico y al coloradín. Después de un pequeño lío en el intento de asociar nombres con motes, me aclaró que heredaré la habitación del tántrico. Conclusión mía: "Yo ese cuarto lo limpio antes de dormir. Anda, que sabe Dios lo que habría allí..."

Pero, como somos chicas valientes, nos enfrentamos a todas nuestras paranoias. O no. Como dijo Alba iamsogreat (perdona que no te pague por hacer declaraciones, pero tus frases son dignas de pasar a la posteridad, deberíamos llevar una grabadora encima siempre que hablamos contigo):
"Eso, eso, a ver si me estrello en el avión y así no tengo que ir a Canterbury ni nada. A la mierda".

mañana, "los mundos de Laurita (riéte tú de los de Yuppy)"
Posted by la_filologa :: 8:46 p. m. :: 6 Comments:

Postea un comentario o cotillea los de los demás

---------------oOo---------------

lunes, agosto 28, 2006

Football Predictor

Ayer, mientras empezaba a leer el periódico, le eché un vistazo a la programación televisiva (yo siempre empiezo por la última página) con la sana intención de saber si habría manera humana de poder ponerse al día de los resultados futboleros, resúmenes incluídos, evitando el infame Rondo de la 2.

En fin, al final dí con el programa nuevo de La Sexta, que se estrenaba en el asunto. Bueno, os sorprenderá, pero ponían el resumen de un partido y justo después... hablaban de ese partido. Y así sucesivamente con todos, sin írseles la olla en asuntos absurdos que nada tenían que ver con la jornada que comentaban. Y, tras el correspondiente visionado de la primera jornada de Liga (exceptuando los 2 partidos aplazados), paso a dar mis predicciones sobre la temporada 2006/2007. Dentro de unos meses podréis restregarme por las narices todos mis fallos. Pero no olvidéis, amiguitos, que este tipo de cosas llevan muchos años haciendolas Aramís Fuster y compañía y no por fallar se retiran de "lo suyo". Allá vamos.

En Primera este año tenemos varios equipos que, en principio, parece que pueden hacer algo gordo. Es evidente que el Barça estará ahí. El Madrid puede que no se convierta en el paradigma del jogo bonito, pero Capello no va a permitir otro año - sin ánimo de cachondearme - completamente en blanco. El Valencia se está armando para volver a lo grande. El Dépor quizás suena menos pero, después de un par de años malos, debería estar en la lucha también. No hay ninguna razón para que el Villareal no repita lo del año pasado. Es evidente que el Sevilla está jugando muy bien. El Atlético de Madrid, con lo que ha comprado, debería hacer algo. Con lo cual, tenemos seis candidatos a estar arriba. La experiencia dice que siempre hay un equipo revelación, así que tendríamos que añadir un nombre más, podríamos estar hablando de un Athletic o un Zaragoza, por ejemplo. La lógica dice que algunos de los teóricos favoritos van a fracasar estrepitosamente. El Villarreal podría patinar, quizás la renovación de la plantilla del Dépor aún no consiga un equipo candidato firme para esta temporada o el Sevilla podría haber levantado expectativas que no se corresponden a la realidad. Pero si hay algo seguro es que uno de los que la cague será el Atleti. Incluso yo he tenido mis dudas, sopesando la influencia positiva de Aguirre como entrenador. Sin embargo, después de reflexionar profundamente y dialogar con mi yo interno futbolero, llegué a la conclusión de que el Atleti puede hundir a cualquiera que se le ponga por delante. El Osasuna, por su parte, también la cagará bien cagada después de la marcha del mexicano. Será un "caso Goyo Manzano 2" y nadie quedará contento. Puede que algún intelectual del deporte rey me venga con que, objetivamente y con la lógica en la mano, eso no va a pasar con el Atleti este año. Advertido queda desde ya de que no sabe tanto de fútbol si desconoce que ese club no se rige por la lógica, ni muchísimo menos. Además, aún hay muchos misterios insondables fuera de la lógica en el mundo del fútbol: No es lógico decir que el Chino Losada puede descender equipos con sólo mirarlos. Pero ahí está el historial que dice que, club en el que pone el pie, club que baja.

Y, hablando de eso, en descenso tengo candidato claro. Fue verlos ganar en los penaltis, sufriendo horrores, en el Trofeo Villa de Gijón y me vino en una visión cual aparición mariana: el Racing es carne de Segunda. Todos los años están en la cuerda floja, pero éste yo creo que es el definitivo. Lo entenderíais si hubieseis visto a Jorge (al nuestru Jorgín, un defensa central que, siendo sinceros, no va pa'figura de ésto) bailando literalmente a Munitis... Sólo digo que, visto al lado del cántabro, el nuestro parecía Cannavaro en plena euforia mundialista.

Y, en Europa, os resumo mis sensaciones en un refrán que es muy de mi madre: "Día de mucho, víspera de nada". Vamos, que año de Champions y UEFA, al siguiente no se va a comer ni los mocos ningún equipo español. Acudo a la premonición que me anunció a la altura de septiembre de 2004 que el Liverpool ganaría la Liga de Campeones, pero esta vez es menos específica: va a ganarla un equipo de los que no me hace ni fu ni fa. Bueno, al menos descarta a unos cuantos, o por caerme bien (Bayern, Liverpool, Ajax, Milan) o mal (Chelsea o Inter, por ejemplo.)

Con éstas predicciones, me despido por hoy. Si queréis consultar el oráculo, o sois aficionados del Atleti dispuestos a llevarme a la hoguera y proponer que se me excomulgue, ya sabéis: 906 ... ... ... o, como una posibilidad más barata, dejar comentario ahí abajo :)
Posted by la_filologa :: 3:44 p. m. :: 9 Comments:

Postea un comentario o cotillea los de los demás

---------------oOo---------------

jueves, agosto 24, 2006

Diario de una curranta

Venga, chicos, ánimo y sólo uno más. Con este post prometo dejar de dar la lata con mi trabajo veraniego. Allí me ví obligada a relacionarme con diferentes tipos de personajes, que paso a relatar.
Por un lado, están los compañeros:
Jefecillo: dos años mayor que yo, aunque desde que el primer día confesó desconocer el mecanismo de una plancha, tuve claro que estaba más o menos a la altura de mi prima de 3 años. Cada día llega un poco más tarde porque es hermano del dueño de todo eso, así que no le van a echar y le trae todo al pairo. Pasa la inmensa parte del tiempo intentando aparentar que está currando... o algo mientras la Rottenmeier anda por la zona. Cuando ella se va, su máximo de trabajo consiste en doblar dos camisetas cada media hora, aún si la tienda está llena de gente y sólo yo estoy atendiendo. Lo único útil que hace es encargar los pedidos y transportar y abrir las cajas que los contienen. Desgraciadamente, hasta ésto supone un problema. Desde el respeto y el aprecio por todo tipo de estéticas... mmm, vale, ¿cómo decirlo? El hecho de que cada vez que se agachase para abrir una caja enseñase el culo ahuyentaba a la clientela. Y no digamos al resto de dependientas. Deberían habernos pagado un plus por visiones desagradables continuadas. Que yo entiendo que los pantalones van caídos y lo que quieras, pero los calzoncillos mucha marca, mucha marca, pero no se mantienen en su sitio cuando más necesarios son.
La Rottenmeier. La primera de las dependientas y la que lleva la voz cantante. Su experiencia de 15 días en la Feria del año anterior la dota de voz de mando. Es amiga de la hermana mayor del Jefecillo y esta es la razón para que él haga que trabaja delante suyo. Manda, manda y manda y, por muy amable que intente ser con los clientes, tiene cara permanente de mala leche. Sus propias amigas, que tambíen trabajan en la tienda, le han puesto semejante apelativo. En el fondo, es más maja de lo que parece.
La simpática. Superamable, supersonriente, te saluda todos los días con sonrisa de oreja a oreja y te pregunta qué tal, un cielo de mujer. Por eso mismo te deja planchada al soltarte una bordería del quince cuando tú sólo pretentes ayudarla en algo. Entre sonrisa y sonrisa, la oyes rajar de la de enfrente, del jefecillo, de los clientes y del amigo del jefecillo. Sumando a éso la bordería, eres consciente de que puede que en tu ausencia, el objeto de rajado seas tú. En el fondo, no es tan maja como parece.
El amigo del jefecillo. Llegó, ya con la Feria empezada, para "echar una mano La labor del chaval consistía en pasarse el día en la caja, hubiera gente o no, tirarles los tejos de forma muuuuuuuuuuuy patética a todas las chicas que pasaban por allí y darle una excusa al jefe para estar entretenido. Muchas veces llegaban juntos, lo que implicaba que era al menos una hora tarde. Hasta que no estuviesen allí, la Rottenmaier y la simpática, que llevaban desde por la mañana en el stand, no podrían ir a comer. A ellos se la traía floja y cada día más. Se han registrado casos en los que aparecieron dos horas y media tarde. Cuando ellas volvían, ellos dos se marchaban a comer durante mínimo tres cuartos de hora. Si sumáis el rato de comer, el llegar sistemáticamente tarde y la falta de actividad flagrante mientras estaba en el stand, comprenderéis las tendencias asesinas que me surgían cada vez que tenía que esperar que esos dos individuos volviesen de comer para poder tomarme mis únicos 10 putos minutos de descanso en 8 horas. Por si fuera poco, encima también nos amenizaba los días con su culo cada vez que se agachaba.
Y ahora pasemos a los clientes, que se dividen en los siguientes tipos:
- Las profesionales del rastro. No tienen NINGUNA intención de comprarte nada. Eso sí, entran a mirar. El problema consiste en que, para ellas, mirar incluye revolver todas las camisetas hasta que el estante se parezca a un puesto de bragas a 2 euros en el mercadillo. Por muy sutil y acertada que te parezca la indirecta de ponerte a doblar sus destrozos a su lado, no se apiadarán hasta que terminen con todos los montones.
- Los guardianes de la economía. Cuando los ves observando detenidamente las etiquetas, te acercas a ayudarlos porque supones que buscan el precio. Al decirles que las camisetas de niño cuestan 9 euros, te miran con los ojos como platos, te dicen: "¡¡¡¿¿¿NUEVE EUROS???!!!" y se van corriendo con un ímpetu que prácticamente les das las gracias por no haberte escupido.
- Los indecisos. Ante la pregunta: "¿Os puedo ayudar en algo?", su respuesta es: "Ay, nenina, no sé si llevar la roja o la azul". Intentas irte con disimulo, pero una vez estableces la conversación, ya estás perdida. Te tendrán con una camiseta en una mano y la otra en la otra durante al menos 15 minutos. Que la tienda esté llena de otra gente y los inútiles de tus compañeros estén de cháchara en la caja le da completamente igual. El dilema roja/azul es lo único que centra su atención en esos momentos.
- Los necesitados de apoyo. No están seguros de qué modelo elegir, ni de qué talla lleva el individuo. En general son agradables y te hacen caso en tus consejos. Sin embargo, tienen el defecto de alargar su compra hasta el infinito. Muchos de ellos son turistas, así que durante la compra van acordandose sucesivamente de primos, tíos y sobrinos varios a los que les haría ilusión un recuerdito de Asturias. Cuando por fin consigues llevarlos a la caja, se vuelven locos comprando llaveros para vecinos y familiares más lejanos .
- Los sobraos. Ante la pregunta: "¿Te puedo ayudar en algo?", siempre contestan que no, que se las arreglan solos. Tú sabes que sí que la necesitan, así que estás al acecho. Cuando los ves extendiendo una camiseta doblada, vuelves al ataque. Te dicen que sólo quieren ver la talla. En la otra mano, llevan una de las empaquetadas. Triunfal por tener la razón, les informas de que las tallas de ambas camisetas no tienen absolutamente nada que ver porque son de fábricas distintas. Te ofreces a enseñarles una igual que la que quieran llevarse para probar o mirar el tamaño. Cabizbajos, aceptan tu ayuda y no se atreven a rechistar más.
- Los imprecisos. Provocan conversaciones del tipo: "Yo quería una camiseta para una niña de 13 años." "Mmm, ya, señor, pero es que las niñas de 13 años son como los puñetazos, las hay de todos los tamaños" Al final, se llevan lo que les des y un ticket por si hay que cambiarlo en la tienda.
- Los impacientes. Les da igual que vengas del almacén, camiseta en mano. Les da igual que estés atendiendo a otro. Les da igual que estés esforzandote en explicarle a una persona de fuera la situación de la tienda a la que tiene que ir a por una camiseta que ya no nos queda. Ellos quieren que los atiendas y ya. Te interrumpen, te ponen su camiseta en la mano, se llegan a meter literalmente entre tu interlocutor y tú. Es mejor atenderles rápido que hacerlos esperar.
- Los forasteros con inquietudes. No se conforman con llevarse, tan felices, una camiseta de "antes muerta que sin sidra" a su lugar de origen. Además, en el stand descubren su curiosidad lingüística. "Falo como falaba'l mio güelu" los tiene especialmente cautivados (¿será por la aparición de la palabra "falo", que por las españas es otra cosa bien distinta?). Les llega al alma cuando se enteran de que significa "hablo como hablaba mi abuelo" y deciden que lo mejor es que se las traduzcas todas. Sí, una vez más, aunque la tienda esté llena de gente. Te las ves y te las deseas para explicarle a una señora de Murcia el significado real y metafórico de la expresión "Tira que libras".
- Los lingüístas autóctonos. También tienen como campo de estudio las camisetas en asturiano. Como son de aquí, se permiten hacer pequeñas correcciones con mayor o menor acierto. A veces hay que darles la razón, como con que debería ser "El que sea feu que faiga los recaos de nueche" o "Tira que libres", en vez de una versión churri-castellanizada que no es ni asturianu, ni español, ni nada. Otros cumplen el refrán de "nunca te acostarás sin saber una cosa más" literalmente, cuando comentan, en plan listillos, que "ho" está mal escrito en todas las camisetas. Poco sospechan que tras el mostrador tienen una filóloga (o casi) dispuesta a soltar una lección magistral sobre la diferenciación del "oh" castellano y el "ho" asturiano. Tiras de etimología, te sientes feliz de ser experta en algo y los dejas con la boca abierta.

Y hasta aquí llega la (muy, muy larga) caracterización de los personajes de mi stand. Pero lo prometido es deuda y no habrá más chapa con el asunto.

PD: ¿Os gusta el nuevo look de la página?
Posted by la_filologa :: 3:58 p. m. :: 7 Comments:

Postea un comentario o cotillea los de los demás

---------------oOo---------------

miércoles, agosto 23, 2006

Filologuicienta: ¡se acabó lo que se daba!

Con las pilas cargadas tras un par de días de descanso, hibernación, o como queráis llamarlo, vuelvo al ataque con el final de la historia. Seamos sinceros, menos argumento tenía Pasión de Gavilanes y duró como un millón de capítulos, pero me temo que la escritura de culebrones no es mi fuerte. En fin, otra profesión que tendré que descartar junto con la de teleoperadora y la de vendedora de enciclopedias.

¿Por dónde íbamos? Ah, sí, nos encontrábamos justo antes del punto álgido, el clímax de la historia.
6.30 pm. Feria de Muestras de Asturias. Pabellón Atlántico.
Filologuicienta: "Maríaladeenfrente, Maríaladeenfrente, ¿te vienes conmigo a por café?"
Maríaladeenfrente: "Hoy no, tengo que esperar aquí, que va a venir mi novio a verme. Cristina puede ir contigo. Por cierto... ya no vamos a los Caféstalycualcomosellamen"
Filologuicienta: (atónita) "¿¿Qué me dices?? ¿Y tu bicicleta?"
Maríaladeenfrente: "No sé, tendré que confiar en que el millón de papeletas mías que hay ya en la urna hagan efecto. La jefa decidió que desde hoy, cambiabamos a Caféslosotrosdemásallá"
Jefa de Maríaladeenfrente: "Mira, Filologuicienta, he estado echando cuentas y llevamos más de 200 euros gastados en Caféstalycualcomosellamen desde que empezó la Feria y cada día tardan más en atender y siguen sin enterarse de nada. Como hable yo con el jefe, se van a enterar el guapito, su novia y el resto de cafeteros cutres"
Filologuicienta: "Eso, eso, la novia sobre todo" (mala que es una)

Así, Cristinaladeenfrente y yo fuimos a la búsqueda de cafés a dos sitios diferentes, ya que servidora pensaba seguir fiel a su capuccino. Emocionada se hallaba Filologuicienta, cual niña con un globo nuevo, hasta que Maríaladeenfrente decidió pincharselo con la cruda verdad:

Filologuicienta: "Oh, oh, oooh, estaba descansando y vino exclusivamente a hacer MI capuccino. Qué lástima de nombre pijo que tiene."
Maríaladeenfrente: "Vino porque es el único que sabe hacer capuccinos"
Filologuicienta: "Cómo te gusta chafarme. Claro, como lo tuyo con el amigo de la bicicleta ya es imposible..."

Último día de Feria. Filologuicienta de nuevo al ataque en sus 10 minutos a la búsqueda de Maríaladeenfrente. La expedición marcha hacia Caféslosotrosdemásallá pasando por una exposición de jacuzzis que nos tientan bastante para meter los pies. Olvidamos distracciones que puedan estropear la misión. Maríaladeenfrente realiza una complicada maniobra mediante la cual se las arregla para trasportar 3 cafés (allí no tenían tapas, nadie es perfecto) de vuelta por nuestros lares. Yo insisto en ver al guapo por última vez, aunque la verdadera razón es que las chicas de Caféslosotrosdemásallá han estado antes en mi stand y ya no quedaba ninguna de las camisetas que ellas querían. Temo que me envenenen, así que decido aprovechar mi última oportunidad de conseguir una bici tras la semi-retirada de Maríaladeenfrente. Además, yo sí que soy incapaz de transportar los 3 cafés sin tapa.
Pido mi café, el de mi jefe y el de mi compañera y consigo que me los den sin hacerse la picha un lío. Relleno mis papeletas y unas que me regalan los señores de al lado. Me doy media vuelta y ¿qué ven mis ojos? Maríaladeenfrente de conversación con el habitante más habitual de la caja: el jefe, que le había preguntado de dónde traía esos cafés. Manotea bastante mientras le explica todo el lío de los camareros que evitan atenderla a una porque les pide varias cosas distintas, que si uno con leche fría y otro con sacarina y otro no-sé-cómo. Admite que puede que sea un lío, pero le cuenta el argumento de su jefa y los más de 200 euros gastados y que, teniendo en cuenta que todos los días pedían lo mismo, tampoco era para tanto. Se queda más ancha que pancha y, antes de irnos, puntualiza que hay un empleado que siempre les atendió bien. Sí, chicos, su amigo, que pretendía quedarse con la bici, pero, al menos, era capaz de comprender el concepto "vaso grande con tapa".

4.00 am Fiesta fin de Feria en una discoteca gijonesa
Cristinaladeenfrente, Maríaladeenfrente, su novio y Filologuicienta saludan a algunos conocidos del pabellón. Recuerdan que no han visto a nadie de los famosos cafés, guapo y noviadelguapo incluídos. Evocan la rajada de Maríaladeenfrente y deciden que, o se han ido al Caribe directamente con el sueldazo que han ganado, o su jefe les ha puesto las peras al cuarto y a estas alturas están limpiando el suelo del stand con un cepillo de dientes - para que cobren ese dineral por hacer algo, vaya. Además, nos planteamos que nosotras podríamos tener futuro y 900 eurazos el año que viene.
"Oye, que María ya se ha desecho de prácticamente toda la plantilla de este año..."

THE END

PD: Sí, yo también me pregunto lo mismo... ¿cómo es que en un stand de cafés sólo un empleado sabe hacer capuccinos? Ah, sigo intrigada por qué tipo de selección de personal se llevó a cabo. ¿Sorteo? ¿El jefe cogió a los 10 primeros que se encontró en la calle? Nunca lo sabremos.
Posted by la_filologa :: 5:12 p. m. :: 6 Comments:

Postea un comentario o cotillea los de los demás

---------------oOo---------------

domingo, agosto 20, 2006

Amores imposibles, dolor y sorteos en la Feria (Filologuicienta contraataca)

Como lo prometido es deuda, ahí va la conclusión del importante diálogo que Maríaladeenfrente había tenido con su recién estrenado amigo cafetero. La cosa iba así:
Amigo cafetero de Maríaladeenfrente: "Y, ¿tienes novio?"
Maríaladeenfrente: "Sí."
Amigo cafetero de Maríaladeenfrente: "Y, ¿a tu novio le gusta montar en bici?"
Maríaladeenfrente: "Pues sí, también."
Amigo cafetero de Maríaladeenfrente: "Mmm... ¿me regalas la bici si te toca?"
Maríaladeenfrente: (cara de circunstancias mientras se plantea si el chico no ha pillado la conversación o simplemente tiene mucho morro): "Mmm, no."

Tras tal revelación sobre el diálogo que habían mantenido unos días antes y los conflictos con relación a vasos grandes con sus respectivas tazas, Maríaladeenfrente y Filologuicienta creían que lo que quedaba de jornada laboral no daría para más sobresaltos en cuanto a las relaciones chicos del café-chicas del pabellón.
Ah, inocentes, no sabían lo que se les vendría encima menos de dos horas después de su habitual excursión de 10 minutos. Filologuicienta dobla camisetas mientras maldice el día en que se le ocurrió pensar que igual en un stand así tampoco se trabajaba tanto. Maríaladeenfrente y su compañera Cristinaladeenfrente están tranquilamente introduciendo a unos clientes en el mágico mundo de los radiadores, distraídas del mundo exterior. Sin embargo, Filologuicienta, siempre alerta ante la aparición de algún cliente despistado al que le de por comenzar a abrir envases de camisetas en vez de preguntar y probarse las que están preparadas para tal fin, percibe movimiento en la parte delantero-izquierda del stand. Oh, oh, ooooh, emoción. El guapo del café mira con escaso interés y de reojo la camiseta de "Heinena". Y lleva algo raro pegado a la camiseta. ¿Será un insecto? ¿Una mancha? ¿Será un pájaro, será un avión? No, amigos lectores, se trata de algo mucho peor: una novia. OOOOOOOOH, EL GOZO DE FILOLOGUICIENTA, EN UN POZO. Pretende infructuosamente avisar a las chicasdeenfrente, pero deja pronto el intento al recordar que la discrección no es una de sus cualidades.
Cuando los ve desaparecer hacia otros stands, cruza el pasillo dando saltitos y, con la boca abierta de par en par, indignada hasta más no poder, se lo suelta:
Filologuicienta: "AAAAAAAAH, no me lo puedo creer. El guapo del café tiene novia. El capuccino ya nunca me va a saber igual"
Cristinaladeenfrente y Maríaladeenfrente: "¿Y cómo sabes que son novios? Igual era una compañera o una amiga".
Filologuicienta: "No sé, ella le estaba sobando el culo a él y deduje que allí había algún tipo de relación más allá del preparar cafés juntos. Llamadme malpensada."
Cristinaladeenfrente y Maríaladeenfrente: "Hombre, visto así, igual es verdad que algo hay"
Filologuicienta: "Eh, que no la culpo. Yo también le tocaría el culo si pudiera."

Mañana, en Filologuicienta: por un lado renace el sentimiento con un pequeño detalle y, por otro, asistiremos a la primera y (por el momento) gran ruptura en la relación chicos del café-chicas del pabellón por medio de la intervención de los seres superiores (también conocidos como jefes) ¿Quienes serán los protagonistas de cada una de ellas? En el próximo capítulo...
Posted by la_filologa :: 12:52 a. m. :: 3 Comments:

Postea un comentario o cotillea los de los demás

---------------oOo---------------

viernes, agosto 18, 2006

Los 900 de la incompetencia, la ausencia de sugus y Maríaladeenfrente tiene un nuevo amigo

Yo os dí la oportunidad de ganar un maravilloso sugus en un concurso que bien habría merecido un sitio en el 1,2,3, pero sólo nuestra audaz galeguinha Andrómena se aventuró a dar una respuesta sobre el parecido razonable del joven y atractivo cafetero con un ex-futbolista recientemente retirado. Como respondí en los comentarios, no se trataba de Julen Guerrero, pero casi. La solución al enigma es...
Tachán, tachán...


..............

..............

..............




CHAN CHAN CHAAAAAN (venga, vale, me dejo ya de putear a los pocos lectores que tengo)

Juanjo Valencia, ex-portero del Athletic, Sevilla, Sporting, Nastic de Tarragona y Racing de Santander. Ese, el primer guardameta con el que los de mi generación descubrimos que, para ser portero de fútbol, no era necesario ser un señor calvo. El de los cafés es en versión más joven, se entiende.

Pero sigamos con nuestra apasionante historia. Tras dos días de cafés y/o infusiones varias durante mis 10 minutos escasitos de descanso, a la salida, me pasé por el stand de Heineken a saludar a las simpáticas currantas del lugar e informarlas de los motivos de mi ausencia y de la existencia de un especimen buenorro al otro lado de la carretera. Que una no es egoísta y puede compartir el placer visual con el prójimo sin ningún problema.

Chica Heineken 1: "Uuuuh, ¿qué me cuentas? ¿En donde los Cafés TalyCualComoSeLlamen?"

Filologuicienta: "Allí mismo."

Chica Heineken 1: "Pues que sepas que yo me enteré... de que ahí ganan 900 EUROS"

Filologuicienta: "Mmm, así que guapo y buen partido... Bueno, al menos durante este mes"

Al día siguiente, Maríaladeenfrente y yo nos lanzamos nuevamente a la aventura cafetera. Ya cuando cogimos el ticket, vimos que la cosa no empezaba bien. La mujer encargada del tema no acababa de enterarse, así que cuando ya iba a cobrarle, nos hizo volver a comenzar la conversación desde el principio. Sí, con el "Buenas tardes" incluído. Fue todo bastante ridículo y si semejante charla no se convirtió en lo peor que nos sucediera en tan pocos minutos fue por el poco menos que intento de agresión que sufrimos en el baño por parte de varias señoras. Como lo leéis, fuimos atacadas por ejercer nuestro derecho como empleadas de la Feria a pasar al baño las primeras.

Después, grandes dificultades para que los encargados de servirnos los cafés comprendiesen lo que queríamos ("en vaso grande. GRAAAAAANDE, que si no se me cae al cruzar el pabellón. Con tapa. ¡Eh! Perdona... Por favor. Necesitaríamos unas tapas. TAAAAPAAAAS. Una para cada café, ya, por pedir... Sí, igual que ayer, antesdeayer y los últimos 10 días, sí.") Hay un empleado, un chico alto que incluso con el uniforme puesto parece un poco fashion, que creemos que nos ignora deliberadamente. Al menos eso es lo que parece cuando está situado a un metro de nosotras y mira hacia el lado contrario. El guapo afortunadamente ya no está masticando, pero anda perdido en la otra punta de la barra, así que sólo nos queda una esperanza. Maríaladeenfrente me medio-susurra que ese chaval ya le va cogiendo confianzas y, viendo que ella tiene muchas papeletas -literalmente- para ganar la bici, ha intentado camelarsela:

Amigo cafetero de Maríaladeenfrente: "¿A tí te gusta andar en bici?"

Maríaladeenfrente: "Mmmm, pues sí".

Amigo cafetero de Maríaladeenfrente: "Y... ¿tienes novio?"

MAÑANA... ¿cómo terminará la conversación de Maríaladeenfrente y su nuevo amigo? ¿Surgirá la llama del amor y será éste el comienzo de una serie de relaciones chicosdelcafé-chicasdelpabellón? ¿Es humanamente posible que los que más cobren por esos 15 días de trabajo sean los más incompetentes del lugar? ¿Qué tipo de selección de personal se llevó a cabo? ¿Comprenderán algún día el concepto "vaso grande con tapa porque si no se me cae por el camino y la gente se cabrea y me pega"? ¿Serán víctimas las jóvenes protagonistas de otro intento de ataque en el baño? ¿Qué oscuro, oscuro secreto descubrirán estas valientes chicas sobre el guapo del café? Todo eso y mucho más, en el próximo capítulo.


Posted by la_filologa :: 11:19 p. m. :: 4 Comments:

Postea un comentario o cotillea los de los demás

---------------oOo---------------

jueves, agosto 17, 2006

Filologuicienta, las chicas Heineken y Marialadeenfrente

El otro día os adelanté, con lo de los irlandeses empeñados en hablarme en castellano, algo sobre mi trabajo vendiendo camisetas en la feria, pero empecemos por el principio.
Alba iamsogreat me había llamado por si seguía interesada en encontrar un curro de verano. Ella trabaja en una tienda de camisetas míticas de recuerdo con mensajes de tal calibre como: "¿Asturias o trabajas?", "Antes muerta que sin sidra" o "El que sea feu, que haga los recaos de noche". Los dueños iban a montar un stand en la Feria de Muestras y, tras una breve entrevista facilitada por las buenas referencias que Alba había dado sobre mí (aay, mentirosilla...), acabé siendo el nuevo fichaje del equipo camisetero.
Tres días antes del inicio, me comentaron que "si pudieeera" acercarme al recinto ferial a ayudarlos a montar el stand, más que nada "para que viera dónde estaba todo" porque mi jefecillo (hermano pequeño del diseñador de las camisetas con tan creativos lemas) "no iba a estar" el primer día. Lo comprendí enseguida. Al descenso del Sella, dejando a los empleados solos el primer día de crisis. Cojonudo.
En cuanto llegué al stand y me encontré con mi jefecillo, el jefecillo de Alba, el tío de ambos, un montón de cajas, una fregona y un cubo (sin asa por cierto), sumé dos y dos. A saber dónde está todo, ¿eh? ¡A fregar era a lo que me llevaban! Efectivamente, sólo me equivoqué en un pequeño matiz: aparte de labores de limpieza varias que ejecuté con pocos medios (cubo sin asa, bayetas pequeñas y maaaalas y ni jabón, ni fregasuelos, ni lejía, ni nada que se le pareciese), me asignaron algo menos típicamente femenino. Para que viese que en esa empresa no se discrimina. Sacar la caja registradora de su embalaje y subirla al mostrador. Que pesaba, la hijaputa...
Con la feria acabada dedicaré un post entero a contar los desmanes del pueblo llano en la compra masiva de camisetas, pero algo positivo le tengo que sacar al trabajo. El primer día en que me dije: "Deja de ser tan gilipollas y pide 10 minutos libres al día para tomarte algo, que en ocho horas de trabajo, tienen que dejartelos" conocí a unas chicas muy majas en el stand de Heineken. Que no, que no veo en el alcohol la solución para soportar las cantidades ingentes de camisetas de vacas variadas, que me tomé sólo una Coca-Cola. Pero, durante el rato que estuve allí, confraternicé con las currantas del lugar, que se encontraban desesperadas ante una maquina registradora con un millón de botones que no servían para nada aparte de molestar. Bueno, y por los jubilados que se negaban a dejarles ni 5 céntimos para el bote. Y los que se quejaban porque el bocata estaba muy frío, o muy caliente, o era muy caro, o muy pequeño. En fin, pequeños gages del oficio.
Pocos días después, en pleno sufrimiento de dolores menstruales, emigré al puesto de cafés con la sana intención de tomarme una manzanilla. Allí me encontré con mi vecina de stand, a la que a partir de ahora conoceremos como Maríaladeenfrente.
Al concluir nuestra jornada laboral, mientras ella decidía qué camiseta compraría, nos pusimos en plan de sellar nuestra alianza cafetera.

Maríaladeenfrente: Pues yo voy todos los días dos veces a por los cafés de mis compañeros y míos. Nunca me los dan como los pido, pero creo que la urna de las papeletas para el sorteo de la bici está llena de las mías. Tengo que seguir en ello, a ver si me toca.
Filologuicienta (moi): Yo tengo 10 minutos por las tardes. Mmm, podíamos ir juntas. Cuando el jefecillo me deje, te voy a buscar por tu stand.
Maríaladeenfrente: Ah, pues genial. Tengo la esperanza de que un día me hagan los cafés como se los pido. Y luego está lo de la bici, claro.
Filologuicienta (agachada en el mostrador, intentando encontrar por el suelo la grapadora que necesitaba): Y el guapo de los cafés. (saca la cabeza por encima del mostrador para aclarar el tema) Porque te has fijado en el guapo de los cafés, ¿no? Lo que pasa que hoy fuimos demasiado tarde y lo pillamos en la hora del bocadillo. Y no te digo yo que perdiese todo el atractivo masticando a dos carrillos, pero vaya... no es lo mismo.
Maríaladeenfrente: Mañana calculamos mejor y nos atiende fijo.

En el próximo capítulo de "Filologuicienta", las respuestas a todos los interrogantes que se plantean a partir de ahora: ¿Habrá dejado ya de masticar el guapo de los cafés? ¿Conseguirá Maríaladeenfrente que le sirvan en condiciones? ¿Encontrará Filologuicienta su gran vocación en el doblado de camisetas arrugadas? ¿Qué gran revelación sobre el guapo de los cafés tienen que hacer las chicas Heineken? ¿Y a qué ex-futbolista se parece el susodicho? Se abren las apuestas, señores. Todo eso y mucho más... mañana
Posted by la_filologa :: 11:20 p. m. :: 8 Comments:

Postea un comentario o cotillea los de los demás

---------------oOo---------------

viernes, agosto 11, 2006

Love is giputxi y no me dejan hablar inglés


Buff, chicos, vais a tener que perdonarme por escribir de mil en mil, pero tengo que reconocer que la venta de camisetas en la feria agota mis energías. Así que resumo los grandes acontecimientos desde la entrada anterior.
1. Por mucho que Ele Punto Ge me induzca al ligue con chicos de Bizkaia y diga que si los de Donosti son sucedáneos de vasco y demás, he de decir que en una sola semana, dos giputxis dieron la campanada. Primero encontré en un bar al príncipe azul, hombre de mi vida, un partidazo como pocos, donostiarra el hombre. Ah, ¡mierda de novia! Agh. He de decir que yo ya le había echado el ojo desde que entramos al bar, aunque no era consciente de por qué. Entonces, él y sus amigos se nos presentaron a Ene Punto Erre y a mí y,tras una breve conversación estúpida, nos indicaron que estaban in Xixón de vacaciones.
yo: -"¿De dónde sois?"
GG (giputxi guapo): "De San Sebastián".
yo: "Ahhh (emocionada), ya decía yo que me parecías vasco" (mientras pensaba: "ahí sigue mi radar de vascos guapos, infalible")
GG: (se mira de arriba abajo) "¿Sí?"
yo: "Yo he estao en Donosti, que tengo una amiga que es de Markina, pero estudiaba allí".
GG: "Había gente de Markina en la residencia de estudiantes en la que estuve. Es que yo hice la carrera en Bilbo. Sí, Markina... son un poco..."
yo: "¿De pueblo?"
GG: "Ejem... sí. Pero seguro que tu amiga es muy maja, ¿eh?"
NOTA AL PIE: Sí, Ele Punto Ge, utilizo tu amistad de mala manera con fines de ligar. ¡Qué poca vergüenza!

Y, el segundo giputxi apareció a muy tempranas horas entre semana. A las 9 menos cuarto de la mañana, oigo un timbrazo estridente. Me arreglo el pelo lo mejor que puedo y me asomo a la ventana (viviendo en el primero, se acaba antes así que yendo al telefonillo). Es un tío de MRV que trae algo para mí. Es un paquete rarito y lo paso fatal para firmarle en la carpetita porque soy incapaz de despegar los párpados del todo. Coño, es que no son horas para uno de los pocos días de vacaciones que le quedan a una. Me doy cuenta de que ya me habían avisado que me había tocado algún premio menor en el concurso de MSN para ganar una cena en Liverpool con Xabi Alonso. Lo más bonito de todo es que en el sobre, en vez de poner MSN como remitente, ponía... XABI. Y no, que sé que lo estáis pensando ya, no era un tupper con las sobras de la cena. Era una webcam Logitech que, tras el fracaso intentando saber por medio de las características si era mejor o peor que la mía, me decidí a buscar en internet cuánto costaba. 60 euros. Así que la enchufé, tan feliz de quitar mi anterior cam, de 12 euros (soy una encontradora de gangas nata) y pensé: "Ah, Xabi, es lo más tierno que has hecho por mí nunca. Excepto aquella vez que le diste una buena patada a Lampard. Eso me gustó mucho también, sí."

2. Para acabar, os informo de que han pasado varios irlandeses por el puesto de camisetas en el que trabajo. Y todos, absolutamente todos, se empeñaban en hablar esforzadamente castellano. Ah, ya veríais como si no hubiera nadie que hablara inglés en la tienda, algún turista necesitaría que le hablasen en el idioma anglosajón. Yo tan dispuesta y tan feliz a hablar inglés con irlandeses... y no me dejan. Otra vez será.
Posted by la_filologa :: 11:23 a. m. :: 2 Comments:

Postea un comentario o cotillea los de los demás

---------------oOo---------------

martes, agosto 01, 2006

El roedor que me traicionó



Estaba esta humilde bloguera el pasado jueves noche hablando vía messenger con Carmen y Alba happy, cuando algo comenzó a ir mal. Un puntero en forma de flechita que se negaba a moverse de su sitio, montones de ventanas abiertas ante la imposibilidad de cerrar alguna, el nick de Carmen iluminándose en tono naranja fosforito una y otra y otra y otra y otra vez sin que yo pudiera hacer nada para acceder a esa conversación.



Así que probé EL MÉTODO. Sí, sí, todos lo utilizamos de vez en cuando ante todo tipo de problemas. ¿Alguna vez habéis visto a alguien utilizar el viejo recurso de cuando un guiri te pregunta algo por la calle y, al contestarle, no te entiende, decirselo mucho, mucho más alto, como si el problema fuese el volumen? Pues EL MÉTODO es ese recurso elevado a la categoría de solución ante dificultades tecnológicas: el arte de, si no funciona, repetir la operación. Pero más fuerte. Y si ni así va, aún más fuerte, hasta que te duele la mano o el cacharro se rompe. Todos estamos convencidos de que alguna vez nos funcionó con el mando a distancia, así que lo usamos para todo tipo de aparatos, independientemente de que no lleven pilas y sea imposible que el problema consista en que una se haya aflojado.

En estas estaba yo, dandole al ratón pa’lante y pa’trás, pa’un lao y pa’l otro con cada vez más ímpetu, pero con una falta de eficacia alarmante. Atrapada en mi conversación con Alba, ella dudaba de mis problemas informáticos, aduciendo que lo que pasaba es que yo no quería hablar con nadie más que con ella. Sí, Alba happy, sí, lo confieso: en el fondo echo de menos esas clases de Historia de la Lengua, esos sufrimientos con el vocabulario de inglés y, ante todo, ir a clase del Profe Plasta. Eso unía mucho y lo que quieras, pero mis problemas ratoniles eran verdad y estaban allí, aunque me creyeras sólo a medias.

Así, a las 12 de la noche e, imposibilitada para la conversación mientras millones y millones de ventanitas se abrían porque toda la lista de contactos de mi messenger decidió hablarme en ese preciso momento, apagué el ordenador vía teclado, triste y llorosa ante la dramática pérdida de ese… ese… ¡¡¡ROEDOR!!! que me abandonó y se fue para no volver.

Tengo uno nuevo, pero no sé si podré superarlo. Está todo demasiado reciente.
Posted by la_filologa :: 12:33 p. m. :: 7 Comments:

Postea un comentario o cotillea los de los demás

---------------oOo---------------